Consejos

LAS IDEAS, A VECES TAN FIRMES Y OTRAS TAN EFIMERAS

Esto es algo que nos ocurre a todos o la mayoría y es que, en ocasiones, se nos ocurren ideas que podemos desarrollar tan fácilmente que hasta nos asombra como nos podemos llegar a desenvolver sin anteponer ningún obstáculo y, en otras, todos lo contrario. Estancados, como paralizados en el tiempo, completamente en blanco sin poder reaccionar, con pequeños conatos de una idea que se aleja y desaparece sin motivo aparente y sin dejar ni un mínimo rastro.
Muchas veces esto ocurre cuando estamos cansados mentalmente, abrumados o distraídos, cuando no podemos retomar el proceso creativo, ni aplicar una metodología para estimularlo.
Quizás una de las formas más lógicas de actuar en este caso, en el que las ideas desaparecen o simplemente no llegan, es hacer un parón, descansar, dejar la mente que se despeje un poco para que de forma inconsciente retome un orden y puedas comenzar de nuevo a conseguir ideas y planteamientos.
Otra forma que también funciona es desandar lo andado, es decir comenzar de nuevo, ojear lo que has hecho hasta el momento y retomar desde allí haciendo mejoras, o sino tenias nada y estas en el principio puedes comenzar con hojear temas que pueden ser interesantes para ti, buscar problemas a los que puedas dar una solución así, de esa forma algún tema vendrá a tu mente con el que podrás crear una o varias ideas.
Relajar la mente y comenzar a estimularla con imágenes o sonidos de manera tranquila y sin presiones, es una buena forma de que las ideas comiencen a fluir, hacer pequeñas anotaciones es una buen método para retenerlas y almacenarlas y poder usarlas si en otro momento aparece un estancamiento de ideas o nos da un parón, pero también nos puede servir como fuente de inspiración.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *