Consejos

CUANDO NUESTRA VIDA DA UN GIRO INESPERADO

Son difíciles todos los comienzos. En nuestra vida, en muchas ocasiones, se presentan situaciones nuevas e inesperadas que dan un giro repentino y desestabilizan todo nuestro mundo. Este tipo de situaciones son experiencias que se nos presentan en la vida para que aprendamos y crezcamos.
Muchas veces aprendemos de forma forzada e impuesta que en la vida solo podemos hacernos responsables de nosotros mismos, que nunca podemos opinar ni actuar por otros y muchos menos interferir en los planes de los demás.


Cuando la vida te presenta una de estas situaciones lo que tenemos que hacer es tener nuestra mente abierta para poder analizar y descubrir a que nos enfrentamos ,como debemos actuar, que soluciones podremos encontrar y cual será nuestro aprendizaje.
Por ejemplo, cuando un matrimonio llega a su fin se genera una situación complicada que se genera por diferentes motivos, pero no siempre tienen por que tener un final negativo para las partes y las cuales pueden gestionar de forma civilizada y sin problemas para llegar a una solución que no las afecte dramáticamente.
Si se toma en cuenta que dentro del matrimonio hubo atracción ,confianza, amistad, respeto y amor, al llegar al fin no necesariamente se tienen porque romper todas estas características , lo bueno seria que algunos de estos sentimientos permanezcan y maduren de otra forma pasado un tiempo.
Cada relación es un mundo, pero algo que es común, o debería serlo, es que no es posible retener a otra persona y obligarla a que este con nosotros. Aceptando esto será mas fácil superar las situaciones de este tipo. Lo mismo ocurre en otro tipos de relaciones, como por ejemplo en los casos laborales. Cuando tienes un empleado que quiere dejar su puesto de trabajo porque tiene otras necesidades y/u otras aspiraciones, no tienes porque retenerlo aunque la empresa se resienta, él debe continuar con su camino. Al final siempre lo que importa es que tengas una buena experiencia y prosigas con tu vida de la mejor forma posible.
Si lo analizamos bien y lo aceptamos de buena manera al final descubriremos que en muchas ocasiones siempre es mejor lo que ocurre para un mejor desarrollo de nuestra vida y de las personas que nos rodean, despejándonos los caminos para comenzar de nuevo.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *