Consejos

EL INSOMNIO A LOS CUARENTA

El trastorno del sueño o insomnio es mas común de lo que pensamos, es la dificultad para conciliar el sueño o la interrupción del mismo, que no permite que tu cuerpo y tu mente descansen. Existen dos tipos de insomnio: agudo y crónico.
El agudo es de corto tiempo y suele durar unos días o unas semanas y no tiene por que repetirse. Normalmente se debe a algo puntual que te haya generado un trauma o algo de estrés .


El segundo es un poco mas serio y se puede llegar a extender incluso meses. Este tipo de insomnio puede estar generado por una enfermedad o por medicamentos, por lo tanto es mejor que controle un especialista para una pronta mejoría.
Además de esto, seguir una rutina o hacer unos cambios a tus hábitos diarios puede ayudarte a conciliar el sueno y descansar mejor. La falta de sueño nos genera una serie de malestares que pueden ser: cansancio generalizado, falta de concentración, falta de memoria y hasta irritabilidad en el humor que puede desencadenar en desequilibrios orgánicos que pueden ser graves.
Por esto es importante prestar atención a lo que nos ocurre y visitar al medico para que nos realicen la «prueba del sueño» y así detectarlo.
Es recomendable tratar siempre seguir una vida sana y no auto medicarnos. Conseguir una nueva rutina diaria donde respetemos un horario para dormir, también ayuda mucho comenzar nuevos hábitos, tratar de no ingerir comidas muy tarde en la noche, no consumir alcohol, ni tabaco, procurar no pensar en que no puedes dormir, intentar tener un espacio cómodo para el descaso y tratar de relajar tu cuerpo antes de acostarte bien sea con un baño, realizando ejercicio físico o leyendo.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *